Buscar
  • Dan Hernández Paz

7 pecados capitales del eLearning

Actualizado: abr 15





Estoy seguro de que ya conoces los 7 pecados capitales, pero ¿Sabes cómo se aplican cuando hablamos del tema de la Capacitación en línea (eLearning)?

En este enorme mundo de la enseñanza y aprendizaje en línea se han aplicado durante años distintas estrategias y prácticas que no necesariamente son propias de este método del eLearning ¡Veamos a qué me refiero!


1. Soberbia

Este pecado capital, es muy aplicado a la hora de crear nuestra estrategia y plan de capacitación en nuestra organización pues, siempre inferimos que nosotros somos los que vamos a enseñar al otro ¿A qué me refiero con esto?


En la vida, nos han enseñado que el maestro es el que enseña y el alumno el que aprende ¿Cierto? Hoy por hoy, esto se ha convertido en una gran falacia. El concepto de maestro o experto en estos días ha ido evolucionando contantemente, ya no es más el ser que todo lo sabe sino el guía que ayuda a las personas a aprender mejor.


Cuando desarrolles tus cursos en línea, procura partir desde este punto y considera que el experto o tú serán una guía en el camino del crecimiento de la otra persona.


2. Ira

A lo largo de mi carrera profesional como desarrollador de eLearning en las empresas he podido percibir cierta Ira por este tema tan tecnológico. Si bien no podría describir una ira tal cual por parte de algunas personas, se asemeja un poco también a un sentimiento de resistencia al cambio y apego a un estilo tradicional de capacitar a los demás. Me he enfrentado con comentarios de enojo e incluso arrogancia como "A eso no le entiendo, y nunca lo entenderé" o "Lo Digital nos ha quitado nuestro lado humano".


Si bien lo digital para algunas personas contiene algunas matices "inhumanas", debemos entender que esto siempre dependerá de cómo apliquemos nuestras estrategias de capacitación a través de esta vía tecnológica y que no pretende deshumanizarnos per se.


Cuando desarrolles tus planes de capacitación digital, toma en cuenta que del otro lado de la pantalla existe una persona que te está viendo, háblale con sus palabras e implementa cualquier herramienta tecnológica como foros de discusión, chats o videos en vivo que mantenga viva de alguna manera la conexión que tenemos como personas.


También te interesará este artículo: Construye el Netflix de capacitación para tu empresa


3. Avaricia

Cuando acumulas cierta riqueza y no deseas compartirla con nadie, eso se le llama avaricia. El conocimiento es un tipo de riqueza que vamos construyendo día a día y existen personas que no quieren compartirlo con el mundo porque creen que es sólo suyo.


El mundo actual está dirigiéndose a un lugar donde todo conocimiento sea accesible para cualquiera e incluso, puedo asegurar que en pocos años (sino es que ya está ocurriendo) todo conocimiento será gratuito.

Esto tiene lógica si lo vemos desde la perspectiva en que el mundo está construido por hechos que provienen de sueños y teorías (conocimiento) entonces, el conocimiento sólo se vuelve valioso si es convertido en hechos prácticos y aplicables en la vida de cada uno de nosotros.


Cuando desarrolles tus estrategias de eLearning, considera que tu conocimiento traducido en cursos en línea no es tan valioso como el hecho de ayudarle a las personas a través de una asesoría para poner en práctica este conocimiento compartido.


¿Quieres desarrollar videos motivacionales? Consíguelo aquí


4. Envidia

Aunque no lo creas, los neófitos envidian muchas veces a los que sí saben de algún tema en particular.

A veces, cuando un experto da un curso en línea, engrandece su pecho y se siente el dueño del tema expuesto, y esto, aunque no es necesariamente malo, siempre es bueno mostrar humildad y no engrandecerse más de lo que uno es o puede ofrecer, ya que esto sólo atrae haters y mala reputación.


5. Lujuría

Cuando hablamos de un deseo apasionado por algo nos referimos a la lujuría; sin embargo, cuando lo enmarcamos en un contexto de capacitación y educación, en mi opinión, no tiene una connotación necesariamente mala.

Mantenernos apasionados por lo que amamos hacer es algo que debemos conservar.


Cuando de eLearning se trata, siempre es bueno mantener ese deseo apasionado por el tema que queremos compartir a los demás, demuéstrale a las personas tu pasión desbordable que tienes por tu expertise, de esta manera, lograrás inspirarlos y ayudarle a crecer personal y profesionalmente.


¿Quieres desarrollar eLearning? Consíguelo aquí


6. Gula

Si de todos los pecados capitales pudiéramos elegir al mejor, sin duda sería éste.

Cuando pienses en Capacitación en línea o eLearning siempre hay que conservar esa hambre por seguir aprendiendo y compartiendo nuestro conocimiento a los demás.


Bien dicen que entre más aprende uno, menos se sabe de la vida y, creo que eso es cierto; sin embargo, es la curiosidad y las ganas de ayudar a construir lo que debe motivarnos a seguir en este camino de la gula por saber y compartir lo que aprendemos.


7. Pereza

Realizar un curso en línea puede resultar muy cómodo pues, no hace falta más que sentarte enfrente de tu móvil o computadora para comenzar a aprender; sin embargo, es importante mantener el cerebro activo en estas situaciones.

No permitas que tu audiencia "se duerma" con tus contenidos, desarróllalos de una manera interactiva, mixta, ágil y dinámica para mantenerlos despiertos en cada momento.




35 vistas0 comentarios